Titulación por validación de trayectorias artísticas

https://www.eluniverso.com/noticias/2019/10/29/nota/7579829/validacion-total-trayectoria-profesional-camino-titularse?fbclid=IwAR2ehaY1eWKjsU_aaoe7eIbIdnqF7DpdCvVg4Te2U5cRuBHwYjBAjfVOmdQ

 

Validación total de la trayectoria profesional, camino para titularse

 

El Universo, 29 de Octubre, 2019

Hace cinco años, por iniciativa del Consejo de Educación Superior (CES), gestores del ámbito artístico y cultural, y el Ministerio de Cultura de aquel entonces, se empezó a elaborar el reglamento para un plan piloto en el que se contemplaba la validación de la trayectoria profesional en el campo de las artes para la obtención de un título universitario de aquellas personas que tuvieran una destacada experiencia laboral.

El concepto de validación de trayectoria profesional está contemplado en el artículo 99 del Capítulo I Reconocimiento u Homologación del Reglamento de Régimen Académico del Consejo de Educación Superior (CES), que se oficializó en febrero pasado, que indica que existen tres mecanismos de homologación: uno de esos es por validación de trayectorias profesionales.

Esta validación consiste en el reconocimiento de una destacada trayectoria profesional o de la experiencia laboral, artística o cultural que tenga el postulante, la cual puede equivaler a la aprobación de determinados cursos, asignaturas o sus equivalentes, o de la totalidad de la carrera. En esta nota se hablará de esta última alternativa.

Los antecedentes a este proceso datan de junio del 2016, cuando el pleno del CES, a través de la Normativa RPC-SO-25-No. 433-2016, resolvió dar por conocido en primer debate el proyecto de Reglamento de Validación de Trayectorias Profesionales en el Campo de las Artes, presentado por la Comisión Permanente de Institutos y Conservatorios Superiores del CES; el cual en julio de ese año se convino aprobar en segundo debate.

Luego de esto se expidió el Reglamento de Validación de Trayectorias Profesionales en el Campo de las Artes, que contemplaba esa validación como equivalente a la aprobación de una carrera en artes, mediante el otorgamiento de un título profesional a los artistas con una destacable trayectoria.

Teniendo esta normativa como base, la UArtes ejecuta el plan piloto. “Esta universidad, siendo de alguna manera el ente especializado en el campo de las artes, consideró que era la que tenía que dar el primer puntapié”, dice María Paulina Soto, vicerrectora académica.

Soto cuenta que esta primera convocatoria se realizó en noviembre del 2018 con miembros de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil y de la Compañía Nacional de Danza. Hubo 28 postulantes de los cuales 20 recibirán a fin de año su título en Licenciatura en Música y Danza, por validación de trayectoria. “Es un reconocimiento a nuestro trabajo. Una alternativa que hace justicia al camino que muchos artistas tenemos como consecuencia de que el país por muchos años no daba la opción de titularnos en el campo artístico”, dice María Luisa González, quien lleva 50 años dedicada a la danza y que a finales de año se graduará como licenciada en Danza.

Con los resultados de este plan piloto, a inicios de este año, la UArtes añadió a su régimen académico la alternativa de validación de trayectorias, pero esta vez a través de un proceso abierto a la comunidad y aplicado a otras licenciaturas que se ofertan en el campus, como Artes Musicales y Sonoras, Artes Visuales, Cine, Creación Teatral, Danza y Literatura.

Cuál es el camino para titularse por trayectoria profesional

Soto explica que para el proceso en esta segunda convocatoria, que se abrió en junio, cada postulante recopiló su dibujo laboral, incluyendo toda la documentación requerida que se detalla en el sitio web www.uartes.edu.ec, en la pestaña Académico, opción Validación de trayectorias artísticas; así como certificados que acrediten esa trayectoria profesional.

Parte del proceso es que cada portafolio sea revisado y evaluado por un comité universitario integrado por docentes de la institución y actores externos del medio artístico. Luego, esas carpetas son enviadas al CES, que se encarga de revisar los expedientes que la universidad ha seleccionado para determinar que los perfiles sean aptos para ser titulados. Este proceso se debe realizar en máximo 360 días.

En el artículo 5 de la normativa se indica que el portafolio de producción artística, que se presenta vía digital a través de una plataforma de la universidad, debe contener evidencias de las obras, procesos de producción, certificados de docencia, aportes y demás elementos calificables, que sean claros, válidos y verificables.

“Me parece un proceso justo y coherente, adecuado en cuestión a los filtros de exigencia. No todos tenemos la misma trayectoria, por lo que estos medios de verificación son pertinentes. Finalmente, es loable que exista un mecanismo que reconozca el esfuerzo y la preparación que ha tenido el artista por su cuenta”, dice Álex Rodríguez, cantante y músico de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, quien se graduará como licenciado en Artes Musicales y Sonoras también como parte del plan piloto.

Soto explica que la verificación de la validación de los portafolios se realiza en relación con siete criterios establecidos por el CES. El primero y segundo son prerrequisitos. El principal tiene que ver con el tiempo base, que es el número de años de ejercicio artístico constante contemplados únicamente en los periodos de producción que ha tenido el artista, que deberá ser entre 15 y 20 años para las licenciaturas en Artes Musicales y Sonoras, Artes Visuales y Literatura; y entre 10 y 15 años para Creación Teatral, Danza y Cine.

El segundo requisito es que de ese tiempo base que el postulante acredita, el 50% tiene que ser de transmisión de conocimientos.

“Este primer filtro genera conflicto porque se queda mucha gente, ya que la mayoría del sector artístico-cultural en América Latina vive de dar clases como maestro en casas o dando un taller literario o haciendo cualquier tipo de transmisión de conocimiento informal y no hay forma de verificar esa experiencia laboral”, añade.

Justamente en esta fase se encuentran los postulantes de la segunda convocatoria, en la cual se han receptado 40 portafolios.

En tanto, el tercer requisito es la investigación que, según Soto, es igual de complejo al anterior porque también hay mucha investigación informal. “En este punto el comité interinstitucional que evalúa los portafolios tuvo que describir todos los medios de verificación que son propios de todas las disciplinas artísticas, como cartas, críticas, fotografías con fecha, presentación de una obra, etcétera, que permitan esa validación en este requisito”, precisa Soto.

Los otros requisitos tienen que ver con los reconocimientos y distinciones, y actividades de formación y aporte, que es la forma en la que la obra del artista y su trayectoria se insertan en la historia del arte local nacional o internacional. En el expediente, además, se debe adjuntar una declaración juramentada sobre la veracidad de la información presentada.

“Es justo y necesario continuar con esta herramienta porque lo que necesitamos es que todo este ejército de gente que ha luchado por vivir del arte ingrese al sistema básico y secundario de formación artística”, enfatiza Soto.

La Universidad Metropolitana (UMET) contempla esta alternativa para las carreras de Contador Público Autorizado (CPA) y la licenciatura de Administración de Empresas, para postulantes que cuenten con cinco años de experiencia laboral a través de un examen de validación de conocimientos en ocho certificaciones.

Miguel Falconí, director de la Unidad de Profesionalizantes de la UMET, explica que los postulantes reciben un temario general y tienen la opción de cursar estas certificaciones o de dar un examen para evitar su paso por las aulas, y tienen solo dos oportunidades para aprobarlas. Hasta el momento solo se han postulado tres personas, pero aún no hay ninguna que se haya graduado por validación completa.

“Es positivo porque se consigue el título rápido. Sin embargo, lo negativo es que el riesgo de no pasar los exámenes es muy alto. Algunos llegan pensando que se trata de materias básicas, generales y no de contenidos actuales y modernos que necesita el perfil del empresario actual”, dice Falconí.

“Es positivo porque se consigue el título rápido, pero en el ámbito empresarial es más complejo validar al cien por ciento esa trayectoria por la subjetividad con la que personas pueden adjudicarse tener la competencia necesaria”, concluye. (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s