Cultura durante emergencia COVID

Aso Nacional De Artes Escénicas

Camino a un Acuerdo Nacional por el Arte y la Cultura
(Actualización de firmas 23/04)

CARTA ABIERTA

Para: AUTORIDADES DE CULTURA DEL ECUADOR EN TODOS SUS ESTAMENTOS, MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL Y OPINIÓN PÚBLICA EN GENERAL.

INFORMAMOS

Ante la situación mundial de emergencia sanitaria, por causa del COVID-19; y las medidas de seguridad y prevención tomadas por las diferentes autoridades del país, con el fin de precautelar la salud de la población:
Quienes pertenecemos al sector artístico y cultural, nos solidarizamos con toda la población que en este momento sufre esta grave crisis; así como también queremos expresar nuestro dolor por las miles de vidas que se han perdido en nuestro país. Hacemos votos, para que nos podamos juntar y derrotar este mal, cumpliendo las recomendaciones generadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Queremos comunicar a la población de nuestro país que, asociaciones y organizaciones artístico – culturales a nivel nacional, nos reunimos de manera virtual los días 05 y 21 de abril del año en curso, sumando voluntades para consolidar un frente común del sector cultural que vele por los derechos de todos como trabajadores y trabajadoras de la Cultura.
Analizamos la problemática histórica que ha rodeado nuestro quehacer, permanentemente relegado de las agendas públicas debido al desconocimiento del rol estratégico que juegan la cultura y las artes en el desarrollo de sociedades creativas, tolerantes, diversas, permeables a los cambios y capaces de generar soluciones innovadoras a los retos que plantea la instauración de sistemas de desarrollo sostenible para la humanidad.
En ese sentido las artes y la cultura deben entenderse mucho menos como actividades de entretenimiento y ubicarse junto a la educación, y al mismo nivel de ésta, como bienes públicos irrenunciables e inalienables que deben fomentarse, protegerse y fortalecerse dado su reconocimiento como un derecho humano universal y como ejes del desarrollo integral de los seres humanos.
La crisis sanitaria actual ha venido a visibilizar las debilidades estructurales de un sector sometido -desde las políticas públicas- a un ejercicio profesional con escaso reconocimiento, al desarrollo de relaciones laborales precarias, a sistemas de autoexplotación y ausencia de cualquier tipo de derecho o seguridad para el despliegue de una actividad cuyas condiciones actuales han revelado la enorme fragilidad de un amplio sector de la sociedad.
Exigimos ser reconocidos como trabajadores autónomos y en esa medida, nos alineamos con las recomendaciones de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) que ha demostrado la importancia de generar mecanismos de protección social que soporten el empleo y que declara que todos los trabajadores, independientemente de su condición laboral deben recibir ayuda para garantizar sus ingresos en crisis como esta y solicita a los países garantizar un nivel básico de seguridad social para todos y todas
En esta coyuntura, más que nunca, se hace imperativo el establecimiento de políticas públicas que permitan el desarrollo de procesos creativos, protección del patrimonio material e inmaterial, la expresión de las diversidades y los procesos de cultura viva comunitaria, garanticen los derechos consagrados en la Ley Orgánica de Cultura y fortalezcan los sistemas públicos como mecanismos que generen condiciones de vida digna, empleo y posibilidades de desarrollo equitativo para todos los sectores de la población.
Por esto, nosotros los abajo firmantes, proponemos a las autoridades del país, en todos sus estamentos; las siguientes medidas que se dividen en urgentes y a mediano plazo:
Medidas de carácter urgente
● Declarar al sector artístico – cultural en emergencia y como sector prioritario para la contención de la crisis, dada su demostrada capacidad para restablecer el tejido social, su influencia en el equilibrio emocional y mental en una sociedad en crisis, además de su papel en la generación de procesos de participación para el fortalecimiento de la identidad y el restablecimiento de los bienes simbólicos del país.
● Solicitamos al Consejo de Protección de Derechos categorizar a los trabajadores de la cultura popular, como población vulnerable a fin de poder agilizar los apoyos para esta parte de la población (Artesanos, oficios populares, artistas callejeros y gestores comunitarios), ya que en su mayoría son trabajadores autónomos que subsisten el día con una ganancia por debajo del sueldo básico.
● Implementar medidas que mitiguen los impactos inmediatos de la crisis en un sector vulnerable por sus condiciones de trabajo y la naturaleza propia de los bienes y servicios que genera, desde el reconocimiento de su condición de trabajadores y trabajadoras autónomos sujetos de derechos y protección social.
● Implementar mecanismos permanentes de diálogo entre representantes del sector artístico – cultural y las principales autoridades culturales del país; Ministerio de Cultura como ente rector, las instancias del Sistema Nacional de Cultura: IFAIC, ICCA, INPC, Casa de la Cultura Ecuatoriana y sus núcleos provinciales; así como también, GADs provinciales y cantonales. Este diálogo también se contemplará con otras entidades públicas como el Ministerio de Educación, MIES, IESS.
● Gestionar de manera inter-institucional, en conjunto con asociaciones y gremios artísticos- culturales, la dotación de canastas de alimentos a los artistas e insumos básicos para trabajadores de la cultura que requieran de este apoyo.
● Pago inmediato de las deudas que mantienen las instituciones del Sistema Nacional de Cultura con colectivos, artistas y gestores culturales: ganadores de fondos concursables del IFAIC impagos, artistas y colectivos contratados por Fábrica Imbabura impagos, artistas y colectivos contratados para programación del Teatro Benjamín Carrión impagos, además de todas las que existan en otras instituciones del mismo sistema , en un plazo máximo de 21 días.
● Implementación de las siguientes propuestas de política pública para el sostenimiento del sector:
– El no cobro de cuotas e intereses por parte de instituciones bancarias de préstamos realizados a artistas y gestores culturales por un tiempo determinado.

– Préstamos emergentes, desde el Banco del Estado-Fondo Nacional de Cultura, para reactivación productiva de artistas y gestores culturales; con intereses accesibles y con un tiempo de gracia para la cancelación de las cuotas.
– Las actuales circunstancias no nos permiten desarrollar nuestras actividades ni generar recursos económicos para nuestros hogares por lo que la cancelación del préstamo se realizará con nuestro trabajo, después que la emergencia sanitaria permita la circulación y difusión de bienes y servicios culturales.
● Destinar fondos desde el Ministerio de Cultura para la compra de funciones por adelantado y la subvención para proyectos de investigación y creación de procesos artísticos realizados por colectivos escénicos, artistas independientes y gestores culturales que no estén limitados por su registro en el RUAC o como miembros de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.
● Activación del Régimen Integral de Educación y Formación en Artes, Cultura y Patrimonio (RIEFACP), como mecanismo para fortalecer la inclusión de profesionales en artes en el régimen educativo y la creación de contenidos y productos que apoyen el proceso académico desarrollado en las plataformas de educación virtual del Ministerio de Educación para el ciclo sierra, costa y amazonía, así como para la producción de contenidos educativos para tele-educación por señal abierta de radio y televisión, fomentando programas y proyectos con artistas y gestores culturales.
● Gestionar y divulgar desde los medios públicos campañas de sensibilización sobre la importancia del arte y la cultura en la sociedad, visibilizando el trabajo que realizan los artistas y gestores culturales dentro de las cadenas de valor para generar productos y servicios artísticos. Esta iniciativa será generada desde las organizaciones, asociaciones, gremios y colectivos artísticos.
● Realización de Fondos de Fomento Concursables, dándole énfasis en la entrega de fondos a artistas y trabajadores de la cultura, cuya única fuente de ingreso es el quehacer artístico- cultural, cumpliendo con el principio de descentralización; es decir considerar su acceso desde los distintos cantones y provincias del país a través del diálogo con los GADS y la Casa de la Cultura. También considerar la proporcionalidad del valor asignado y el número de beneficiarios.
● Implementar dentro de los Fondos de Fomento Concursables un línea destinada a investigación, creación y formación en plataformas digitales así como al pago por difusión y circulación de contenidos ya generados por artistas independientes en plataformas web.
● Solicitamos la prohibición de la participación en Fondos de Fomento Concursables a fundaciones o instituciones de carácter público, o aquellas de figura privada que reciban fondos públicos de forma sostenida para su funcionamiento. Estos fondos deben ser prioritarios para la activación económica de trabajadores y trabajadoras autónomas del sector.
● Exoneración de pagos como: patente municipal, impuesto predial, servicios de agua y luz para espacios culturales independientes que se encuentran cerrados y espacios culturales arrendados, itinerantes y en construcción.
● Exoneración de pago de patente municipal con carácter retroactivo a artistas independientes así como una Luae diferenciada para el ejercicio de actividades artístico-culturales y de espacios culturales.
● Exoneración de pago de regalías a carpas de circo por el uso de suelo.
Medidas a mediano plazo
● Eliminar las restricciones de contratación relacionados a bienes y servicios artísticos y culturales señalados en la circular Nro. MEF-VGF-2020-0003-C, emitido el 16 de abril de 2020 por el Ministerio de Economía y Finanzas, que deben ser aplicadas por el sector público, abarcando dependencias y organismos de la función estatal y a entidades que integran el régimen autónomo descentralizado.

● Reinvertir los recursos de cultura de los GADs a nivel nacional; que los presupuestos se orienten a la contratación directa (sin productoras), de artistas y trabajadores de la cultura locales y nacionales o de extranjeros residentes en el país.
● Reactivación de espacios culturales independientes y comunitarios; así como proyectos artísticos -culturales y educativos de vinculación comunitaria; convocando directamente a los artistas, gestores y trabajadores independientes de la cultura, incrementando líneas de apoyo a espacios culturales y la implementación de la Red de Espacios Escénicos y la Red de Gestión Cultural Comunitaria y otras especificadas en la Ley Orgánica de Cultura.
● Realización de eventos con aforo limitado, con la finalidad que esos recursos vayan dirigidos a la reactivación de los artistas locales y gestores de nuestro país, con las condiciones propicias de sanidad (campañas de comunicación, desinfección de espacios, dotación de protocolos de sanidad e implementos) para que los espectáculos artísticos-culturales se reactiven a la brevedad posible, generando un ambiente de confianza para la participación de los públicos.
● Aprobación de la SIMPLIFICACIÓN TRIBUTARIA para las empresas que inviertan en arte y cultura, prioritariamente y por encima de la inversión en la industria del entretenimiento y autoinversiones en fundaciones y eventos propios, con mecanismos diferenciados para el sector independiente y comunitario.
● Crear mecanismos de transparencia/auditoría y veeduría de los fondos de Cultura de los GADS, CCE, IFAIC, ICCA, INPC, Arte para todos, Festival de Loja, Feria del Libro y los realizados desde el Sistema Nacional de Cultura, transparentando su presupuesto, mecanismos de redistribución y recortes/modificaciones que hayan sufrido.
● Una vez finalizada la emergencia, eliminar la prohibición de presentaciones artísticas remuneradas en escuelas y colegios del país por parte del Ministerio de Educación y activar un plan para la inclusión de programas de Educación Artística en escuelas y colegios que incluya a todas las áreas artísticas y de la gestión cultural.
● Diseño de un plan de apoyo a artistas, técnicos, vestuaristas, escenógrafos y demás trabajadores que integran la cadena de valor de productos artísticos, con los fondos destinados a la realización del Festival de Artes Vivas de Loja y Ferias del Libro.
● Acceso a seguridad social para artistas y gestores culturales (tomando como ejemplo el seguro social campesino).
● Creación de un observatorio de prácticas de gestión cultural, para establecer indicadores de análisis que sirvan para desarrollar: planes, programas y articulación de políticas públicas a futuro.
Sin nada más que informar, pedimos muy comedidamente nos ayuden con la difusión de esta carta abierta en favor del sector artístico – cultural del país. De la misma manera, invitamos a compañeras y compañeros, artistas independientes o agremiados; que se sumen a nuestra lucha por el bien de todos y todas. Juntos defenderemos el Arte y la Cultura.
Nos despedimos muy agradecidas y agradecidos ATENTAMENTE
REUNIÓN NACIONAL POR EL ARTE Y LA CULTURA
Abril de 2020

SUSCRIBEN:
ORGANIZACIONES
SUSCRIBEN:

ORGANIZACIONES

– Asociación de Teatreros Casa del Teatro

-Asociación de Artes Circenses de la Provincia del Guayas (ACIPROG)

-Asociacion De Payasos De La Provincia Del Guayas (APAG)

-Sindicato Nacional de Músicos “Guayaquil”

-Federación de Trabajadores Autónomos del Arte y la Cultura (FENATAAC)

-Federación Nacional de Artistas (Guayaquil)

-Asociación de Danzas Folklorica (Guayaquil)

-Observatorio de Artistas de Guayaquil

– Red de Cultura Independiente – Carchi Quinde de Barro

-Red de Artistas del Movimiento RAM (Quito)

-Red de Espacios Escénicos (Quito)

-Movimiento de Titiriteros del Ecuador MOTE

-Asoescena (Quito)

-Asociación Nacional de Artes Escénicas ANAE

-Asociación de Artistas Populares del Ecuador y el Mundo AAPIEM

-Red Cultura Viva Comunitaria Ecuador

– Comuna Kitu – Red de Casas Culturales (Quito)

-Red Ecuatoriana de circo social “Tejido de circo social”

-Artistas y agrupaciones Afectadas por el no pago de la convocatoria 2018-2019 del Teatro Benjamín Carrión Mora de Loja
María Fernanda Auz Cerón – Teatro de los Silfos – Vocera

-Afectados por Incumplimiento IFAIC

-Fundación Cultural Antrópolis

– Colectivo Artístico Barojo – Cuenca

– Asociación Uniendo Fuerzas Formamos Futuro – Isabela – Galápagos

-INDEPENDIENTES

– Camino Rojo Danza Teatro – Ibarra – Imbabura

– Colectivo escénico Maquisapa – Galápagos

– CENDA- GALAPAGOS (Centro de Danzas)

– Colectivo Escena Continua – Loja
Gabriela Piñeiros y Jaime Paredes

– Dionisios Arte-Cultura- Identidad
Daniel Moreno

-Henry Layana
Grupo de Babahoyo
Provincia de Los Ríos

– Gastón Molina Chalén
Director del grupo de oratoria y teatro “Jochasa”
Cantón Pedro Carbo

-Fernando Cerón
Director Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo Tungurahua

– Croma Academia de Arte – Loja
Gabriela Granda Rojas, Directora

– Grupo de teatro La Trinchera y Festival Internacional de Teatro de Manta
Nixon Garcia

-Omar Moreno
Artista independiente

-Ana Maria Moncada Hernandez
Directora, Docente de Teatro y Actriz.

-Gonzalo Gonzalo
Actor

-Diego Luna
Actor

-Paloma Dávila
Actriz, Bailarina, Gestora Cultural

-Teatro Nacional Antifaz – Loja
Danny Torres

-Warmillas de Albardán Teatro Drag Queen
Pablo Gallegos – Gerente Ejecutivo

-María Gabriela Miranda González – Quito
Gestora Cultural, Productora y Actriz

-Zuli teatro en Resistencia
Sofía Domínguez y Mauricio Gallegos

– Neural Industrias Creativas – Artistas Urbanos, Graffiteros Y Muralistas
Luis Fernando Auz

– Tren Dancístico Amauta Tulcán-Carchi
Mauricio Martín Mafla Ruales – Director

-Grupo Teatro Independiente de Quito
Oscar Vangeliz Pabon y Abigail Quito

-Roberto Navarrete
Músico Independiente

El desarrollo cultural no solo tiene que ver con espectáculo

Luis Fernando Fonseca – 15 de abril de 2020

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/cultura/10/desarrollo-cultural-ecuador?fbclid=IwAR1ddnC6H-rZeXryJpUxORBTWNSdv0h1v8k07BAieo-R2Vd1jDDyTzHt13o
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

Sábado, 18 de abril de 2020 Síguenos: Ediciones impresas Manual de estilo Código de ética Rss Cultura Gestión Cultural El desarrollo cultural no solo tiene que ver con espectáculo Luis Fernando Fonseca – 15 de abril de 2020 – 00:00 Diversidad para todos los gustos es una de las intervenciones para el proyecto Jam del CAC. La selección será premiada con muestra y dotación de libros. Diversidad para todos los gustos es una de las intervenciones para el proyecto Jam del CAC. La selección será premiada con muestra y dotación de libros. Foto: Isaac Morales / CAC El recorte en el sector debido a la emergencia llegará a $ 1’500.000 en Quito. $ 900.000 serán compensados a través de eventos. Gestores y artistas discrepan con esta decisión. Noticias relacionadas Municipio hará un recorte a cultura por emergencia A inicios de este año, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, le concedió una entrevista al programa “Castigo Divino”, que conduce Luis E. Vivanco. La gestora cultural Mariana Andrade –quien fue secretaria de Cultura entre 2014 y 2015- hizo dos preguntas: ¿Qué entiende el Alcalde por cultura y cuál es la diferencia del espectáculo? “La cultura es la esencia de un pueblo”, respondió Yunda, “estamos trabajando en esta parte intangible que es lograr esos valores en la ciudadanía (…) La cultura es tener la habilidad de ser responsables con la ciudad, no hacer grafitis, poder trascender los géneros autóctonos, la identidad del quiteño”. Esa idea −en una urbe que promociona la declaración de su Centro Histórico como Patrimonio Cultural de la Humanidad de hace cuatro décadas− configuró programas como “Quitunes”. Desde el Cabildo se había establecido que se monten espectáculos cada lunes en espacios públicos. Y es con relación a esos eventos, entre otros similares, que se ha establecido el traslado de $ 900.000 a gastos por la emergencia sanitaria. La “compensación” por el recorte consistiría en reponer los fondos para shows a partir de agosto, explicó el concejal Orlando Núñez, quien presentará el proyecto desde la Comisión de Educación y Cultura del Cabildo. Aunque eso estaba previsto para este martes 14 de abril de 2020, el edil explicó que se ha aplazado porque la Procuraduría Metropolitana “no emitió los informes” requeridos. Las artes más allá del show Es comprensible que en la situación que estamos viviendo, los fondos se utilicen para la emergencia, “sobre todo si son montos destinados a espectáculos”, dice la historiadora del arte y docente Ana María Garzón. Pero también habla de una necesidad de fondo: debe haber conocimiento de lo que son los derechos culturales para comprender lo que es el trabajo artístico. La compensación anunciada “sería absurda si significa hacer más espectáculos, pues en esos eventos no hay nada que se construya como proceso para el sector”. Y en eso coincide la gestora cultural y docente Paola de la Vega: “el problema es que la crisis no deja ver más allá de lo evidente: esa lógica de volver a contratar artistas no resuelve los problemas más profundos de la cultura a largo plazo”. Además, hace una precisión, que ya ha señalado Andrade: una comisión municipal está tomando estas decisiones; pero el Concejo Metropolitano no tiene esa competencia. Es la Secretaría de Cultura la que debería hacer estas cosas”. El sector está desarticulado La Secretaría Metropolitana de Cultura tiene como titular a Diego Jara, productor de eventos de larga trayectoria y también agente de artistas. En una de las pocas entrevistas que ha dado −en agosto de 2019, a diario El Comercio− dijo que “la cultura no solo está en la parte artística o escénica, sino que también implica llevarse bien entre la gente, no botar basura o recoger los desechos de las mascotas”. Esa visión coincide con la manifestada por Yunda. Y tampoco contradice a Núñez, quien anunció que exigirá a la Dirección de Cultura de Quito que “sean artistas ecuatorianos y extranjeros residentes en la ciudad los contratados para fiestas de ‘Agosto, Mes de las Artes’”. Estas condiciones se establecerían durante un año, es decir que incluirán Fiestas de Quito, que en diciembre pasado contaron con una inversión de $ 1,2 millones del presupuesto municipal para siete conciertos masivos y 37 shows en barrios. Las gestoras consultadas para este artículo consideran que Jara puede escuchar a distintas voces. “Si son sensibles, deben estar pensando en convocar al sector, ver qué dinámicas se pueden construir”, señaló Garzón. “Una verdadera compensación sería poner en pie, en funcionamiento a los distintos museos de la ciudad y sus centros culturales”, luego de la cuarentena. “Que tengan programaciones articuladas”. Como autocrítica, Garzón sostiene que una debilidad es que las distintas disciplinas del arte y sus actores también están desarticulados. “Hemos circulado cerca de distintas instituciones, que cambian a sus autoridades, sin poder construir procesos que perduren”. Arte y crisis económica “En tiempos de crisis, las personas necesitan cultura”, escribio Ernesto Ottone, subdirector general de Cultura de Unesco, hace 15 días. Pero no solo se refiere al apoyo que brindan los creadores, sino al que requieren, pues muchos “no consiguen llegar a fin de mes y mucho menos proseguir con su actividad”. En ese sentido, el organismo de la ONU habla de potenciar el acceso al arte. En Quito, $ 205.000 dejarían de usarse para la promoción de derechos culturales y $ 100.000 se retirarían de servicios culturales. “Hay compañeros que están en situaciones tremendamente precarias; hay que pensar de otra forma, unirnos por ellos”, Ana María Garzón, historiadora del arte. “Al parecer, la cultura no rebasa su sector, sus debates. Eso dificulta que la gente la reivindique y vea como el derecho que es”, Paola de la Vega, docente y gestora. Datos Un espacio emblemático El Centro Cultural Benjamín Carrión tiene un presupuesto de $ 110.000 para 2020. Su directora, Daniela Alcívar Bellolio, tiene previsto publicar dos colecciones antológicas, de ensayo y poesía, de cuatro tomos cada una. 90% del presupuesto cultura de los gobiernos seccionales del país se destina a fiestas por fundación e incluso religiosas de cada sitio. Una selección de bajo costo El Centro de Arte Contemporáneo convocó al “Jam del CAC”. La premiación no incluirá incentivos económicos. (I)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/cultura/10/desarrollo-cultural-ecuador?fbclid=IwAR1ddnC6H-rZeXryJpUxORBTWNSdv0h1v8k07BAieo-R2Vd1jDDyTzHt13o
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

 

 

 

https://lorenafalconi.blogspot.com/2020/04/la-cultura-en-las-politicas-culturales.html?fbclid=IwAR1P3WlcP01XCGEXctXkRtoGxt59LoPswRlEYMrsz5bbBb33z2BflhuUYR0

abril 17, 2020

La cultura en las políticas culturales y la gestión cultural

 

Figura 1. Obra de teatro sobre el río Guayas (Guayaquil, Ecuador). Autoría propia. (2014).

« Así pues, la concepción universalista y comprensiva de la cultura practicada por la antropología (todo es cultura) no resulta operativa desde la perspectiva del estudio de la cultura como tal y todavía menos desde la perspectiva de los que pretenden actuar con la cultura y mediante la cultura –como en la política cultural.» A partir de esta concepción de Teixeira considero significativo desmitificar la idea de cultura como un contenedor y más bien resaltar que es una herramienta práctica en las políticas culturales cuyo objetivo es el desarrollo humano apuntando al desarrollo sostenible. Coincido con Teixeira al inclinarse por « la cultura como proceso, no como un objeto sino como una actividad, ésta es la idea clave. » Despojar a la cultura de esa “universalidad” manifestada por Taylor (1871) no implica irse al extremo particularista de la “Kultur” promovida por algunos autores alemanes del siglo XVIII dando a entender que una cultura es mejor que otra, sino especificar de qué manera la cultura sirve – en una suerte de carácter pragmático- para los estudios y la práctica de la política cultural.

Ver a la cultura como algo que lo abarca todo es caduco. Concebir a la cultura como algo en movimiento, guarda congruencia con lo que indicaba Teixeira « (…) la noción contemporánea de acción cultural es coincidente con la visión más amplia de la cultura como acción: el objetivo de la acción cultural (la meta de toda política cultural) es la creación de condiciones para que las personas inventen sus propias metas.» Y con metas capaces de permitir la ampliación de la esfera de presencia del ser y no su paralización. En la praxis, es difícil que esto último ocurra, pero acorde con Teixeira, para esa ampliación del ser es necesario la capacidad crítica (lo que lo nutre o lo que lo retrasa). La tendencia decimonónica de imaginar a la cultura como algo invariable, se fractura con el análisis crítico que Teixeira hace sobre aquellas descripciones culturales que proponen algunos estudios desde la antropología, etnología y sociología. No se debe reducir a la cultura tan solo como algo que se capturó en determinado momento, se analizó con un método determinado y debe perpetuarse. En su lugar, me inclino por estudiar a la cultura como acción con objetividad como señalaba Teixeira analizando la propuesta de Malinowski sobre el análisis de la cultura en el presente y no desde el pasado.

Es interesante contrastar el habitus (perseverar en el ser) que propone Pierre Bourdieu por un lado y por el otro, lo que plantea Montesquieu acerca de ampliar la esfera de la presencia del ser, y aunque son posturas contrarias, sin el habitus que delimita la presencia del ser, éste no podría ser ampliado. Por ello, la reflexión de Teixeira conduce a que el engrandecimiento del ser tiene más peso que mantener las cosas como están. Bajo este escenario, aparece una alternativa para extender el ser: la universidad y el arte como otro recurso para tal propósito.

En la actualidad, una de las acepciones de la cultura que más se ha tomado en cuenta es la de la cultura como nexo social. En estos tiempos posmodernos también se ha llegado a un punto en el que la sociedad civil –desencantada del Estado y sus instituciones- quiere organizarse por sí misma con el fin de forjar cambios, tomar acciones en lo cultural. Pero debe existir la posibilidad de organización de ciudades con la decisión de las autoridades locales para un trabajo mancomunado y, gracias a una cierta presión de la sociedad civil, generar propuestas culturales que conduzcan a acciones puntuales.

De todas formas, el pensamiento de Teixeira apunta a lo que se requiere para la política cultural en este enunciado: « El conocimiento del debido papel que debe atribuirse a las estructuras de mantenimiento y a las iniciativas de renovación es fundamental en la política cultural. » Por eso, un paradigma de un programa de acciones que sirve como una plataforma para compartir diversas experiencias es el documento “Cultura 21: Acciones” de la Organización Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU). Uno de los objetivos del documento es «Potenciar el papel de las ciudades y los gobiernos locales como instancias de elaboración e implementación de políticas con y para los habitantes. ».

En la introducción del documento es clara la visión participativa que la ciudadanía debería tener en relación al gobierno local: «El desarrollo sostenible se experimenta a nivel local y requiere de espacios y procesos para la participación ciudadana, el debate y la toma de decisiones. Los gobiernos locales tienen una posición privilegiada para fomentar activamente el debate democrático. Los gobiernos locales pueden activar espacios y fomentar procesos para que los ciudadanos ejerzan sus derechos, amplíen sus capacidades, protagonicen el presente y decidan el futuro. » Es evidente también que aquí hay un señalamiento de una “posición privilegiada”, pero allí es donde la sociedad civil podría intervenir –tal vez sirviéndose del conocimiento adquirido en la academia y de un conglomerado- para hacer que prevalezcan sus necesidades desatendidas con respecto a lo cultural. En este texto danzan juntos la cultura, la ciudadanía y el desarrollo sostenible, este último es apoyado totalmente por Teixeira, y que no es nada nuevo considerando que “Cultura 21: Acciones” es un complemento de la Agenda 21 de la cultura, aprobada en el año 2004 por Ciudades y Gobiernos Locales Unidos”.

Dentro del documento “Cultura 21: Acciones” existen compromisos que han aspirado a responder a las necesidades de muchas organizaciones involucradas. En estos compromisos hay nueve secciones, de las cuales hay una que se alinea con las políticas culturales locales denominada la “Gobernanza de la cultura”. Las dimensiones que expresa esta gobernanza son tres: la gobernanza multi-actor, la gobernanza transversal y la gobernanza multinivel.

Sería interesante contrastar la idea de la gobernanza de la cultura con un caso puntual en Latinoamérica. En una entrevista realizada a la colombiana Marta Bustos, gestora cultural y escritora para niños acerca de su posición frente a instancias de poder y a su experiencia dirigiendo organizaciones en el campo cultural en la ciudad de Bogotá, se pudo abordar su trabajo de investigación sobre las intervenciones en las políticas culturales del país e incluso ciertos absurdos y barreras de género que ha observado en su trayectoria.

Ese relato se inicia con un recuerdo de Bustos al mirar un archivo de prensa de 1986 que exaltaba que Colcultura (El Ministerio de Cultura de la República de Colombia) finalmente tenía a un hombre en su directiva. Posteriormente, Bustos se sitúa en una carta constitucional que manejó un lenguaje común para los gestores culturales pero tal vez no incluyó a agrupaciones tradicionales de ese país y allí se enfrentó a una realidad: debía trabajar con formatos caducos para tiempos posmodernos, es decir procurar un cambio de mentalidad arraigada aún a instituciones y modelos coloniales. En su experiencia como Secretaria de Cultura de Bogotá menciona que algo beneficioso para dejarla trabajar sin tanta presión política fue el hecho de no exigir militancias en su nivel técnico, este factor sumado a los pocos recursos económicos en las arcas públicas del sector cultural, hicieron menos atractivo el control e intervención de la política tradicional. Pero más allá de esta particularísima escena, la funcionaria lo que sí deja claro y desde su visión es que no existe la política cultural. « La cultura y el arte, siempre son políticos, cosa que es diferente, entonces al hablar de políticas culturales, lo que hago es política social cultural. Esto de la política cultural, me suena a manipulación, me hace ruido en la oreja, me parece que la intervención estatal en el campo cultural debe ser entendida, en primer lugar, como la gestión de un bien público y, en segundo lugar, como un rol de equidad y justicia social. ».

En resumen, la cultura en su contexto de estudios de política y gestión cultural de estos tiempos, es aquello –una creación- una herramienta, una acción que conduce a un individuo o colectivo a un desarrollo sostenible, no superficial, de sí mismo en un tiempo presente. Dentro de esta dinámica – a veces de conflicto- existen motivaciones que buscan ser certificadas por alguna vía legítima que les otorgue espacio. Dicho de otro modo, la cultura es un proceso, no un fin.

Bibliografía y referencias:

Teixeira, J. (2004). El concepto de cultura en la política cultural. Universitat Oberta de Catalunya. Barcelona.

Agenda 21 de la  cultura. Ciudades y Gobiernos Locales Unidos. Cultura 21: Acciones. (2015). Recuperado de http://www.agenda21culture.net/es/documentos/cultura-21-acciones

Bustos, M. (2018). De la gestión y la política cultural. Conversación con Clarisa Ruiz Correal. Estudios Artísticos, 3 (3), 85-97. Recuperado de http://revistas.udistrital.edu.co/ojs/index.php/estart/article/view/12530

 

cce fondo artistas covid

 

 

 

 

https://www.expreso.ec/guayaquil/hay-declarar-sector-artistico-emergencia-10100.html?fbclid=IwAR0uj9_o1Sn_Ng5A6dQ86oANOu1gsyDernPbevbHN9V781xYaj8B_BqM00o

Guayaquil

Coronavirus en Ecuador: “Hay que declarar al sector artístico en emergencia”

Cuarenta y siete organizaciones y artistas independientes de diferentes ciudades proponen medidas urgentes y a mediano plazo.  Esperan ser escuchados

artistas cultural
Reunión de los protagonistas de los sectores culturales.Captura de video

Que el sector cultural y artístico sea declarado en emergencia y como sector prioritario para la contención de la crisis. Esa es la primera de 16 medidas de carácter urgente que proponen tomar a las autoridades 47 organizaciones y artistas independientes de diferentes partes del país.

Coronavirus Ecuador y el mundo | MINUTO A MINUTO: noticias actualizadas, casos y más

Los puntos fueron establecidos luego de dos reuniones virtuales realizadas durante este mes, en las que establecieron, además, que las artes y la cultura deben ubicarse junto a la educación como bienes públicos irrenunciables e inalienables que deben fomentarse, protegerse y fortalecerse, según se detalla en las primeras líneas del documento denominado ‘Acuerdo nacional por el arte y la cultura’.

Joe Cortez

El arte y la tecnología se unen para sobrellevar la cuarentena

Leer más

Y ante la crisis sanitaria actual, aseguran que han sido visibilizadas las “debilidades estructurales del sector sometido –desde las políticas públicas– a un ejercicio profesional con escaso reconocimiento al desarrollo de relaciones laborales precarias, a sistemas de autoexplotación y ausencia de cualquier tipo de derecho o seguridad…”.

También exigimos el pago inmediato de las deudas que el Estado mantiene con los creadores. Es una problemática que va más allá, y no solo es del artista como tal.

Tanya Sánchez, productora

Entre las otras disposiciones destacan que se deben implementar medidas que mitiguen los impactos inmediatos de la crisis en el sector, y poner en práctica mecanismos permanentes de diálogo entre sus representantes y las principales autoridades culturales del país, así como también con los gobiernos autónomos provinciales y cantonales.

91185657_211318376860381_4504361104040612598_n(1)

Fred The Godson perdió la batalla contra el coronavirus

Leer más

Sin embargo, una de las principales exigencias es que sean reconocidos como trabajadores autónomos, alineándose con las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y que en esta coyuntura es necesario establecer políticas públicas que permitan el desarrollo de procesos creativos, la protección del patrimonio material e inmaterial, la expresión de las diversidades y los procesos de cultura viva comunitaria.

Una de las propuestas para el sostenimiento del sector es el no cobro de cuotas e intereses por parte de instituciones bancarias por préstamos realizados a artistas y gestores culturales por un tiempo determinado; préstamos emergentes, desde el Banco del Estado-Fondo Nacional de Cultura, para la reactivación productiva de artistas y gestores culturales con intereses asequibles y con un tiempo de gracia para la cancelación de las cuotas.

montaje campaña

El coronavirus inspira a artistas ecuatorianos que se unen a campaña

Leer más

Asimismo, explican que por las actuales circunstancias, no pueden desarrollar sus actividades ni generar recursos económicos para sus hogares, por lo que la cancelación del préstamo se realizará con el trabajo, después de que la emergencia sanitaria permita la circulación y difusión de bienes y servicios culturales.

El actor de teatro y televisión Héctor Garzón indica que realizar este acuerdo les ha permitido unirse más como artistas, pero argumenta que la pandemia atacó primero a este sector porque “coartó a la familia de ir al teatro, ir a ver danza, escuchar músicos, y seguramente seremos el último sector que pueda recuperarse”, lamenta.

Policentro

Coronavirus: Se cumplen 40 días de pesadilla

Leer más

Al igual que el documento, ratifica que hay que “declarar al sector artístico en emergencia”, pero considera que entre todas las propuestas, hay una que es clave: el diálogo. “Debe haber una sinergia entre el gobierno y el artista con cambios positivos urgentes que deben medir y visibilizar los impactos de lo que nos ocurre”.

La intérprete y productora de Círculo Artes Escénicas Tanya Sánchez remarca que el pasado jueves 23 de abril se desarrolló una reunión con la Dirección de Políticas Públicas en la que les formularon dos interrogantes: “¿cuál ha sido su nivel de afectación por la emergencia de COVID-19?” y “¿cuáles son las estrategias para salir de este problema?”.

No obstante, Sánchez dice que, a su juicio, el Estado debe “asumir su responsabilidad de la cultura como un derecho y realizar inversiones inteligentes en el sector, que no estén apuntadas al evento masivo o a la capitalización de la cultura como un instrumento político, sino a fondear el sector desde el punto de vista de derechos culturales”.

tiendas

Coronavirus en Ecuador: El camino listo para la nueva normalidad

Leer más

Por su parte, Daniel Alcoleas, titiritero y vocal de la Asociación Nacional de Artes Escénicas (ANAE), comenta que se inició con la convocatoria de las asociaciones culturales el pasado 5 de abril, pero fue el 20 que el informe fue discutido y consensuado entre todos los participantes, en los que también se incluye a artistas callejeros, poetas y músicos.

“Somos un sector productivo históricamente precarizado, en situación de vulnerabilidad. Pero somos un sector estratégico también, como ha quedado demostrado en otros países. Tenemos todas las herramientas para crear contenidos artísticos, educativos, para acompañar a la gente en estos momentos”, explica Alcoleas.

En el acuerdo también se exponen diez medidas a mediano plazo. Entre ellas sobresalen: la creación de un observatorio de prácticas de gestión cultural, para establecer indicadores de análisis que sirvan para desarrollar planes, programas y articulación de políticas públicas a futuro; reinvertir los recursos de cultura de los GAD a nivel nacional; y acceso a seguridad social para artistas y gestores culturales (tomando como ejemplo el Seguro Social Campesino).

Alcoleas confirma a EXPRESO que el documento fue enviado vía WhatsApp, el jueves 23 de abril, al ministro de Cultura, Juan Fernando Velasco, y ahora están “a la espera de una respuesta”.

 

 

Núcleo Pichincha

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s